Etiquetas

, ,

Celebrar el bicentenario es celebrar lo vivido en la familia marista pero también lo que aún está por venir, nuestros sueños como maristas… Y esto no es cosa sencilla ni ligera. Es un momento importante, especial, de familia, de recuerdos, de ilusiones, de reencuentros, de compartir de diferentes maneras…

El día 16 de mayo nos hemos reunido para todo esto, pero además con un matiz especial… nuestros 20 años como colegio, que son sólo el diez por ciento de los años que celebra el instituto, pero si pensamos en los veinte años de una persona es un momento importante de cambio de dígito, de empezar a madurar y a descubrir de verdad lo que es ser adulto. Pues en un momento así nos encontramos nosotros como cole…

SONY DSC

Eucaristía en la Capilla del colegio

Son ya 12 las promociones que han rematados sus estudios obligatorios en nuestro colegio, trece si contamos la de este año. Eso habla de más de 300 jóvenes (sin tener en cuenta los que han pasado temporalmente o no llegaron a terminar sus estudios aquí) que han estado en nuestras aulas conviviendo, aprendiendo, creciendo, descubriendo las maravillosas personas a las que estaban llamados a convertirse.

Como en todo en la vida, los comienzos no siempre han sido sencillos. Ir abriendo líneas de primaria y de secundaria, incorporar el infantil, con ayuda de los hermano ir asumiendo el rumbo del colegio como laicos maristas, mejorar y actualizar las instalaciones, hacer una propuesta pedagógica adecuada a los tiempos que vivimos y pensando en los que viviremos… pero lo más importante ha sido no perdernos en papeles y gestiones tratando de que la escuela marista de Tui sea hogar, hogar como el que Marcelino construyó en la Valla y L’Hermitage, desde la sencillez y la humildad, con un espíritu de familia, con María, la Buena Madre, como referente, pues en nuestro caso además recibimos nuestro nombre de ella de manera doble, por Maristas (de María) y por Santa María (el nombre del colegio).

SONY DSC

Profesores en el Photocall

Muchos nos sentimos privilegiados por formar parte de la familia marista, y en concreto de la familia marista de Tui. Más de 350 personas nos hemos reunido para celebrar este gran momento que tenemos la fortuna de poder vivir, pues el colegio no volverá a cumplir 20 años ni la institución marista cumplirá 200 años otra vez.

La celebración fue sencilla y familiar, como nuestro colegio. Al entrar en el centro, el pasillo y el vestíbulo recogían elementos alusivos al bicentenario marista, al Padre Champagnat y a lo vivido en estos veinte años. Poco a poco nos fuimos reuniendo en la capilla del colegio para celebrar juntos una eucaristía en la que participar todos de diferente manera, con el coro del cole dando el tono para cantar juntos, pero sobre todo con la alegría de reunir a muchas personas de la familia marista de Tui. A continuación, nos dirigimos al pabellón, donde tuvo lugar una sencilla actuación musical en la que participaron varios antiguos alumnos. Por último, compartimos mesa de una manera informal, charlando, poniéndonos al día, jugando, bailando, sacando fotos en el photocall… El cierre a esta celebración fue un pequeño gesto simbólico en el que todos los presentes formamos el logo de maristas y encendimos unas bengalas como símbolo de lo vivido y de lo que queda por vivir.

Gracias a todos los que habéis preparado cosas, colaborado, compartido, disfrutado, generado un ambiente tan especial… Ha sido un día importante y significativo, único e

SONY DSC

Acto de clausura de la celebración

irrepetible (como os decimos en los amaneceres), pero sobre todo deseamos que haya supuesto para cada uno de los que habéis podido estar (y de los que no habéis podido, pero lo hubierais deseado, y de algún modo lo hicisteis) no sólo un momento bonito para recordar sino un impulso a seguir viviendo los valores maristas, siendo en el mundo cada día “buenos cristianos y honrados ciudadanos” como el padre Champagnat soñó hace ya 200 años.

Anuncios